marchando una de…

hace días ya… que no pongo nada en el blog, “adesso” empiezo, cada semana algo, que si no se me olvidara lo que hago.

Entre los relatos veraniegos, me deje en el tintero un sábado en Napoles, acompañando a Michele, el hermano de Sara (mi compañera de piso), y una pareja de amigos suyos. La jornada fue un poco cansada, madrugar a las 7 de la mañana, para alguien que llevaba vagueando tanto tiempo, la verdad es que no es fácil.

Napoles es muy interesante, intenso y curioso, tiene una manera particular de mostrase a un turista, incluso si el turista es italiano. Una ciudad con sus propias normas para todo: en la calle, en la arquitectura, en la limpieza, el trafico, la comida y hasta la religión. Supongo que la gente que la hayáis visitado sabréis de que hablo, pero así como muchas personas me han dicho que no piensan volver yo sí, a mi me entusiasmo, una vida propia, una manera peculiar de relacionarse y un barrio en el centro con un algo ajeno a todo lo que he visto hasta ahora, incluidas muchas cidades descritas en este blog. Me quede con ganas de mas horas en la ciudad, tengo que encontrar el modo de venir (y regresar) mas veces por poco dinero. En todo caso, una ciudad con tanta historia como Roma o cualquier otra del mediterráneo, pero que ha devenido en un centro histórico Aragonés (borbón), Griego, Italiano, Napolitano, Siciliano incluso yanki bufff da para mucho.

Jamas había pensado que podría comprar un belén navideño en agosto, que vendieran en Napoles las figuras de los “Pastores de las manos limpias” !!!,…

…claro, que no se ve a ninguno, o que una moto de 125cc tuviera mas capacidad de transporte que el ultimo de los vehículos familiares con DVD, eso de ver a una familia de a 4 sobre dos ruedas impresiona un poco la primera vez, hasta que puedes comparar técnicas y opinar sobre cual es la mejor para, además de a las personas acarrear con bártulos.

Lo mejor después de una jornada agotadora como esa es echarse a descanasar…

[resto de fotos]

Hasta septiembre no he comenzado a vivir la ciudad como un inmigrante mas. Lo cierto es que me han hecho mucha ilusión y me encanta tener a amigos y amigas cerca, se echa de menos y por eso quizás es por lo que vuelva hoy a escribir.

Durante septiembre, y visto que la gente reaparecía por la ciudad, he podido comenzar a buscar trabajo en serio, durante agosto era imposible, no por mi falta de interés si no porque no había ni una sola persona romana en Roma, como en los mejores países mediterráneos, todo el mundo había salido en desbandada de vacaciones, sobre todo desde la semana del 15 de agosto, en dos palabras “im presionante”, lo nunca visto, mira que mi ciudad se vacía, Madrid, Barcelona, etc… pero esto es Roma, no es un pueblo de pocos habitantes, hay mucho que hacer, pero ni de casualidad se quedan…

En septiembre, tras la primera semana de investigación de como hacer para llevar currículum y sobre todo, donde, ya que a pesar de buscar empresas en el oráculo y visitar sus web me encontré con que varias de ellas ni existían y tan siquiera en el barrio sabían que hubieran existido, como decían los galos “están locos estos romanos” [Sono pazzi questi Romani]. La segunda lo hice mejor y tras leerme todas las paginas amarillas hice varios listados por zonas y por negocios de la ciudad. Con las cosas un poco mas claras, el deposito de la moto lleno y un mapa callejero me dedique a presentarme puerta a puerta.

No viene mal de vez en cuando volver a ser primerizo a la hora de buscarte la vida, se aprende, valoras lo que sabes y sobre todo aprendes a venderte mejor, a mi por lo menos me ha pasado.

A pesar de la crisis, de que todos los italianos me decían que no es fácil encontrar trabajo, y lo corroboro, las cosas no se me están dando del todo mal, ya veremos al final en que acaba. De momento, y para estrenarme, he terminado un diccionario de cine, maquetadas unas 2000 paginas en un iMac de hace diez años prestado del padre de una amiga que no lo encendía desde hace dos años… si al final es cierto que es un regreso a los y que vivo al lado de un “condensador de fluzo“.

Debo seguir esta semana con la búsqueda, en teoría tengo dos entrevistas a la vista, pero hasta que no vea un contrato serio no me puedo fiar.

Por otro lado, el problema de las vacaciones es que cierran todo hasta los centros sociales, como suena, por vacaciones y lo ponen para que no te confíes en que vuelven a abrir pronto… por eso todavía no he conseguido hacer una bicicleta, las dos ciclo-oficinas están cerradas, no he visto horario de momento, a una de ellas he ido dos veces y he hablado con los chavales que la llevan, finalmente he conseguido dos plantones… como en casa vamos, si hubiera querido puntualidad me hubiera ido a vivir a Inglaterra o Alemania. Menos mal que en este tiempo esta el parque y sus canchas de baloncesto, sobre todo la de lo Scalo di San Lorenzo, esa cancha es magnifica, la gente que se junta allí son muy buenos jugando y como personas. Es divertido acudir al parque a pedir la vez para jugar. Comenzado septiembre han empezado las lluvias con horario vespertino, así muchos días, sobre las 17h o las 18 llueve un poco, lo justo para fastidiar cualquier tipo de partido, la cancha se moja y resbala con lo cual ya no podemos hacer nada, así que he encontrado un equipo para jugar dos días por semana, en plan pachanga, en un polideportivo, alquilamos las dos canchas y durante dos horas no paramos de correr como “gallinas sin cabeza” (como dijo el otro Kempes), lo malo que hay que pagar lo bueno que dentro no llueve.

nota: tuve que echar a correr mientras escribía lo anterior, estaba sentado frente a Coloseo y comenzó a llover, es lo que tiene esta ciudad, que cuando estás en la calle contemplando monumentos y guiris, sin venir a cuento aparece la lluvia y te desmonta el asunto.